La clave no siempre es comprar con anticipación, sino la flexibilidad que tengas para viajar.

 

Si bien uno comienza decidido y eufórico a buscar vuelos pensando en las próximas vacaciones, esta misma comienza a convertirse en frustración al escuchar el “A mi me costó $4,000 pesos, ida y vuelta, primera clase y sin hielo, güey” que tu amiga/o travel blogger, photographer, vegan life e influencer te dijo después del viaje que le pagaron sus papás.
Pero bueno, algo que vas a necesitar mucho más que cualquier artículo como este, es paciencia, ¡mucha paciencia! y ¿por qué no? también un poquito de suerte. Aunque ya sabes lo que dicen, “entre más te esfuerces, más suerte tendrás”. Sin más, te presento los tips que a mi me han servido para encontrar vuelos baratos.

 

Flexible con las fechas

 

Los vuelos desde punto A a punto B partiendo “x” día puedes encontrarlo a cuatrocientos dólares y en doscientos al siguiente día, es por eso que el punto clave no siempre es la anticipación, sino la flexibilidad que tengas para viajar. Tener la oportunidad de jugar y crear combinaciones con las fechas, te asegura un ahorro considerable en la compra de tus boletos y un “colchón” de dinero para disfrutar de tu destino. Muchos buscadores te permiten escoger un rango de fechas para así comparar precios, lo cual te abre más el panorama y escoger mejor cuando harás tu viaje.

 

Ida y vuelta por tu cuenta

 

Cuando buscamos un vuelo, probablemente hayamos querido comprar un itinerario completo con la misma compañía pensando que esto puede ser más barato y cómodo. Aunque en ocasiones puede serlo, buscar hacer el trayecto de vuelta por separado con otra compañía puede resultar mucho mejor.

 

 

Buscadores vs Agencias

 

Este es un tema bastante raro. Siempre recomiendo ocupar buscadores (Google Flights, Skyscanner) y no agencias (KAYAK, Kiwi, Despegar, etc.) pues este último siempre lleva una comisión ya que ofrecen atención 24 horas en diferentes idiomas, meses sin intereses, garantías por cancelaciones, retrasos o pérdidas de escalas haciendo que el costo del boleto se eleve en comparación de comprarlo directamente con la aerolínea. Sin embargo, hace poco buscaba un boleto en Skyscanner y mi sorpresa fue que encontré mejor precio con una agencia que con la misma aerolínea. ¡Oh sorpresa! La verdad aunque esto pueda llegar a ser raro, hizo que cambiara mi punto de vista.

Mi consejo es recurrir siempre primero a un buscador como Skyscanner y empezar a comparar los precios para después decidir si comprar directo con alguna aerolínea o agencia. Hacer esto te ahorrará mucho tiempo y dinero.
Recordemos que Skyscanner, al igual que otros sitios, es solo un buscador y debido que su fuente de ingresos se basa en comisiones por referencias y clics, los precios mostrados serán siempre los reales.

 

Sin miedo a escalas

 

Realizar escalas en otros destinos o aeropuertos cercanos puede ahorrarte mucho dinero. Si bien no tienes problemas en agregar horas a tu viaje, puedes optar por este método ya que un vuelo directo puede representar un costo más elevado. Por ejemplo: viajar a París desde Ciudad de México puede resultar más económico si realizas escala en Cancún o Las Vegas (dependiendo de la temporada y ofertas). Este consejo puede ir muy bien con el punto anterior comprando tus trayectos por separado.

 

¿Eliminar Cookies?

 

Sé de muchos mitos acerca de comprar boletos de avión como borrar las cookies, entrar en modo de navegación privada, etc. He leído muchos consejos sobre esto, los he aplicado y te puedo decir que en mi experiencia no he notado cambio positivo o negativo en los precios, por lo que te sugiero seguir otra estrategia. Aunque siendo algo que no quita tiempo hacerlo, no está demás si te hace sentir con más suerte.

Finalmente, debemos entender que los precios de boletos de avión son muy dinámicos. En minutos pueden elevarse como desplomarse, por lo que es probable que te encuentres con algunas sorpresas y/o errores de compañías aéreas que pueden ser demasiado buenas para ser verdad. Si ves algo así y coincide con tus fechas de viaje, mi consejo numero uno es ¡Compra!